Todos hemos tenido que adaptarnos para mantener la conexión con los consumidores. Por ello, desde la pandemia, la mayoría hemos priorizado iniciativas empresariales digitales. Uno de los principales resultados que esperábamos era mejorar notablemente las experiencias de los clientes. Además, hemos visto que muchas empresas han acelerado el ritmo de su transformación digital para mejorar la experiencia de cliente a corto plazo y seguir siendo lo suficientemente ágiles como para mantenerse actualizados.

Las marcas más innovadoras buscan tecnologías para satisfacer las necesidades actuales, y quieren preparar sus plataformas digitales para el futuro con integraciones fluidas con otros sistemas empresariales esenciales. Además, esta plataforma necesita ser flexible para realizar ajustarse y adaptarse rápidamente a las demandas de la empresa, el mercado y los consumidores.


La nube es el futuro y el futuro ya está aquí

Por ello, no es de extrañar que líderes de todos los sectores estén priorizando las soluciones en la nube. Según IDC, el gasto en infraestructura de TI en la nube aumentó un 48% en 2020, superando por primera vez el gasto en infraestructura de TI no ubicado en la nube.

De hecho, la mayoría de las empresas está acelerando el uso de las tecnologías en la nube y un 83% de las principales empresas están de acuerdo en que la nube es “muy importante” o “extremadamente importante” para su estrategia y crecimiento futuros. Independientemente de que deseen mantener su ventaja competitiva, acelerar la innovación o transformar las interacciones con clientes, empleados y socios, las empresas en general son conscientes de que la nube es el futuro.


Qué significa esto para los marketers

Al igual que ocurre en otras unidades de negocio, para los marketers, la nube es el futuro. Seguiremos hablando sobre los motivos por lo que tiene sentido una estrategia basada en componentes para nuestro mundo basado en la nube, pero por ahora basta con señalar que el mejor punto de partida para la transición es a menudo con la pieza central de las plataformas: el CMS.

Un CMS en la nube incluye (o debería incluir) todo lo que ya conoces y te gusta de tu propio CMS local, es decir, las herramientas para crear, editar, almacenar y publicar contenido en todos los canales, editores intuitivos y visuales, herramientas para gestionar el SEO, etc. Y a esto hay que sumarle la externalización del alojamiento eliminando las tareas de actuliación, la mejora de la accesibilidad para equipos de todo el mundo y una mejor gestión de los picos de tráfico estacionales.

Todas estas ventajas son con frecuencia más que suficientes para convencer a los equipos de su adopción. Aunque existen distintas maneras de facilitar la transición entre plataformas, y actualmente el objetivo sea impulsar el orden dentro de la empresa, desde los procesos de los equipos a la organización de contenidos, el proceso no es sencillo.

Por ello, me gustaría comentar algunas de las otras ventajas, y por qué pasar adelantar el proceso en lugar de retrasarlo es la mejor ruta para la mayoría de los departamentos de marketing.


Ventajas principales de un CMS en la nube

1. Mayor velocidad

Desde la implementación, configuración e integración hasta la adopción y el uso, disponer del CMS en la nube adecuado acelera los procesos en general. Y estas ventajas tampoco terminan el día que se pone en marcha,

ya que los equipos pueden crear mucho más rápido nuevas webs, aplicaciones, microsites y landing pages. Además, un servidor alojado en la nube ofrece a tu equipo de desarrollo una plataforma de colaboración unificada y moderna. Si la plataforma es headless, como la mayoría de los CMS basados en la nube, los equipos de desarrollo podrán trabajar en paralelo con los equipos de contenido, en lugar de tener que esperarse unos a otros.

En resumen, un CMS basado en la nube agiliza y facilita la implementación, la distribución de contenido y su edición y, por supuesto, su optimización, factores todos muy importantes a la hora de seguir las cambiantes expectativas de los clientes y las dinámicas del mercado.

2. Aumento de la productividad

Un CMS alojado en la nube elimina los silos e impulsa una colaboración fluida. Los marketers no tendrán que estar solicitando constantemente a los desarrolladores nuevo contenido, y estos últimos podrán dedicar ahora la mayor parte de su tiempo a proyectos interesantes y de alto valor, en lugar de tener que ayudar a los equipos de marketing de campo a, por ejemplo, poner en marcha un microsite específico. Todo esto ofrece como resultado una ejecución más rápida y un aumento de la productividad.

3. Mejoras en el ROI y los beneficios

A pesar de la necesaria inversión inicial, la migración a la nube suele ser mucho más barata a largo plazo. Algunas grandes empresas informan sobre ahorros anuales del 20%-50% gracias al aumento de la productividad el menor trabajo para TI y la reducción de los costes de mantenimiento.

4. Adáptate rápido

Estos últimos años nos enseñaron a todos que el mundo puede cambiar muy rápidamente. Ya se trate del cambio de las expectativas de los consumidores o de la necesidad de adoptar un nuevo modelo de ecommerce (marketplaces, D2C, etc.), las tecnologías basadas en la nube facilitan y agilizan la adaptación. Las actualizaciones constantes y automáticas pondrán fin a actualizaciones costosas y laboriosas. Los silos también desaparecerán, aumentando con ello la colaboración. Cuando todos los miembros de un equipo disponen de acceso instantáneo, es mucho más fácil crear, aprobar y publicar contenido nuevo


Por qué las plataformas de componentes son clave hoy... Y en el futuro

Desde la optimización de la colaboración hasta la integración más fluida de los sistemas de marketing, un CMS en la nube ofrece numerosas ventajas.

Pero el aspecto más crítico podría ser u encaje como un componente independiente, motivo por el que Sitecore cree firmemente que los días de las soluciones monolíticas y obsoletas pronto llegarán a su fin. Los marketers desean y necesitan ser ágiles. Este es el motivo por el que estamos apostándolo todo a las soluciones basadas en componentes independientes, para que las marcas puedan incorporar en sus arquitectura actual solo las soluciones que necesitan, en lugar de tener que esperar meses, e incluso años, para implementar una solución todo en uno que incluye productos que ni quieren ni necesitan.

Las soluciones SaaS composables y nativas de la nube permiten a las marcas llevar a cabo implementaciones en días o semanas en lugar de en meses o trimestres. Para numerosos equipos de marketing, el punto de partida es el CMS, para otros es posible que tenga más sentido comenzar con una plataforma de datos de clientes (CDP), con la gestión de contenidos digitales (DAM)o con una solución de personalización.

Todo dependerá de su historia única, objetivos empresariales, aspiraciones futuras y necesidades actuales. Si no conocías el concepto ‘componentes’ o te gustaría saber más sobre este, puedes empezar aquí. Si estás preparado/a para hablar de opciones, los expertos en soluciones de Sitecore pueden proporcionarte todas las respuestas que necesitas y una demostración de nuestra plataforma.

David Schweer es vicepresidente del porfolio marketing de Sitecore. Conecta con él en LinkedIn.