Ir al contenido principal

Operaciones de contenidos optimizadas

Cómo está evolucionando la DAM para solucionar la crisis de contenidos

Las crecientes demandas de la experiencia de cliente requieren contenido a escala. 

¿Qué es la crisis de contenidos?

El peso de las demandas de contenido ha aumentado enormemente en las empresas debido a que los clientes esperan experiencias de marca únicas en lugar de tácticas de marketing desfasadas e impersonales. La crisis de contenidos es el enorme reto al que se enfrentan las organizaciones para satisfacer estas exigentes demandas de CX con el fin de atraer a sus clientes a nivel individual a través de los canales que eligen utilizar. Y con el volumen, las expectativas y la velocidad en constante crecimiento, las empresas están descubriendo que sus sistemas tradicionales de marketing de contenidos ya no satisfacen las necesidades de producción y publicación.

Por mucho que trabajes, es imposible que resuelvas la crisis de contenido sin antes adaptar la escala de tus sistemas. Necesitas un plan, un proceso y la tecnología que te ayude a cumplirlo. Las empresas necesitan ahora una plataforma de gestión de contenidos que cubra cada paso del ciclo de vida del contenido.

Por qué la DAM tradicional ya no es suficiente

La mayoría de las empresas que publican grandes volúmenes de contenido ya saben lo valiosa que puede ser una solución de gestión de activos digitales (DAM) para mantener organizado el contenido de marketing de la empresa. Un caso de uso común para un sistema DAM es almacenar archivos multimedia completos para que los equipos de marketing puedan acceder fácilmente a ellos. Pero la creación del contenido y su distribución se producen tradicionalmente en sistemas separados y, a menudo, aislados. Usando exclusivamente un sistema DAM tradicional para gestionar contenido con el volumen de demandas actuales, las empresas se encontrarán con desventajas:

  • Flujos de trabajo paralelos ineficientes
  • Pocas oportunidades para reutilizar contenido en todos los canales
  • Superposición de esfuerzos debido a retrasos en la comunicación
  • Mayores riesgos de inconsistencias
Usando exclusivamente un sistema DAM tradicional para gestionar contenido con el volumen de demandas actuales, las empresas se encontrarán con desventajas.

Cuál es el siguiente paso para la gestión de contenidos

Ahora nos enfrentamos a un paradigma cambiante en cuanto a qué es una DAM y su función en la producción, gestión y publicación de contenidos, porque las experiencias digitales se han convertido en una cuestión de personalización. Ahora necesitamos hacer algo más que almacenar nuestro contenido. El nombre "DAM" sigue siendo válida, pero la capacidad de llevar el contenido de principio a fin se está abordando e incluyendo en los nuevos avances de gestión de contenidos. Estamos viendo nuevas soluciones como, por ejemplo, la gestión de contenidos de producto (PCM), las plataformas de marketing de contenidos (CMP) y la gestión de recursos de marketing (MRM). La clave es garantizar que tu sistema DAM se integre con las soluciones que ya utilizas en todo el ciclo de vida de la gestión de contenidos. Convertir tu DAM en parte de una única plataforma de Content Hub te permitirá colaborar y producir contenido en un solo lugar centralizado de principio a fin.

Convertir tu DAM en parte de una única plataforma de Content Hub te permitirá colaborar y producir contenido en un solo lugar centralizado de principio a fin.

Menos silos significan menos obstáculos

Los silos en la creación y distribución de contenido dan lugar a un proceso desconectado y tienen un efecto dominó que resulta en un uso ineficiente del tiempo, ralentizando el tiempo de comercialización, y en una experiencia de cliente deficiente. Mediante el uso de un centro de contenidos integral que se integra con tu DAM, el proceso se simplifica. Ya no te verás frenado por problemas de control de versiones ni por los innecesarios cambios entre sistemas, y tus importantes conversaciones colaborativas no quedarán enterradas en tu bandeja de entrada. Al implementar un centro de contenidos, la creación y gestión de contenidos puede convertirse en un proceso más conciso y estructurado para cualquier empresa. Y los equipos creativos y las organizaciones de marketing podrá hacer su trabajo fácilmente.

Hacerte cargo del ciclo de vida del contenido

¿Estás experimentando una crisis de contenidos? ¿Utilizas ya una solución DAM pero querrías que ofreciese más? Afortunadamente, los desarrolladores han estado ocupados creando soluciones de marketing que pueden abordar los problemas a los que se enfrenta tu equipo de marketing en la actualidad. Esta transformación digital también requerirá un "recableado" cultural de la forma en consideras tu estrategia de gestión de contenidos.

Estos son los cuatro factores que debes tener en cuenta a la hora de decidir si un centro de contenidos es adecuado para tu empresa:

1. El contenido ya no reside en los canales
Una estrategia de gestión de contenidos integrada y basada en la CX significa olvidarse de la práctica de crear contenido para canales específicos y aprovechar el potencial que ofrece un fragmento de contenido para funcionar de forma omnicanal. La creación de una pieza estándar que posteriormente puede modificarse para varios formatos, como un boletín de noticias, una página web o una publicación de Instagram, es la piedra angular de un centro de contenidos.

2. La creación de contenidos necesita un proceso definido
El proceso de creación de contenidos, desde la idea hasta la publicación, se puede definir claramente cuando su ciclo de vida se gestiona en un único centro de contenidos integrado. Los responsables de aprobación, stakeholders y equipos creativos tienen la visibilidad y el acceso necesarios para optimizar la colaboración en todo el workflow de contenido.

3. La tecnología no es un obstáculo
Un sistema de gestión de contenidos, por diseño, tiene por objetivo simplificar la creación, producción y publicación de contenidos, pero no todos los sistemas son iguales. Un centro de contenidos cuenta con todos los componentes en una única plataforma para que los marketers puedan gestionar todo el ciclo de vida del contenido, además de integrarse a la perfección con las soluciones en partes posteriores del sistema como el ecommerce.

4. La estrategia de contenidos debe formar parte del panorama empresarial
Un equipo de marketing eficaz impulsa decisiones empresariales clave. Además, los datos permiten a los equipos de marketing disponer de la información necesaria para escalar y adaptar las estrategias para impulsar de forma eficaz los beneficios. Un único centro de contenidos integrado permite a los equipos de marketing tener una visión de 360º del contenido y su impacto en la empresa.

Un centro de contenidos cuenta con todos los componentes en una única plataforma para que los marketers puedan gestionar todo el ciclo de vida del contenido, además de integrarse a la perfección con las soluciones de ecommerce.

Resuelve tu crisis de contenidos con un centro de contenidos

Lo más interesante de un centro de contenidos es que hace facilita más que nunca a las empresas la producción de contenido omnicanal colaborativo de alta calidad y a escala. Apoya el trabajo de los departamentos de marketing y, a su vez, apoya a empresas enteras. Cuando una empresa proporciona a sus empleados un único centro de contenidos integrado, las posibilidades para la creatividad y la productividad son ilimitadas.

Una gran plataforma para personalizar experiencias

Descubre nuestras soluciones integrales de contenido y ecommerce.